Ars Magica 5e y la organización de los conceptos

Hasta las narices de pasar página.

Hoy os voy a poner un ejemplo de cómo me toca la moral el Ars Magica 5e. Esto iba originalmente en el chat del grupo de Telegram que tengo con mis jugadores, pero tras trascender el rango de “ladrillo” y “tochazo” ha sido elevado, finalmente, a “entrada de blog”.

Vamos a ver la creación de Alianzas: el primer recurso al que llegamos es la Biblioteca.

En la Biblioteca (que te dice de entrada que es probablemente el recurso más importante) tenemos las Summae de Artes, de Habilidades, los Tractatus y los Textos de Laboratorio. Por ahora nos vamos a centrar en las Summae.

La summa de Arte tiene un coste tal que: Nivel + Calidad. La de Habilidad tienen un coste de Calidad + 3 x Nivel. Nos explican también los máximos. Para una explicación de estos valores nos mandan a la página 246. Pues como no tenemos ni idea, allá vamos.

En la 246 encontramos el apartado Libros. Aquí nos explican que las Summae tienen calidad y nivel. Alright lince, esto ya lo sabía de la sección anterior. También aprendemos que podremos estudiar una summa mientras que nuestro nivel en el campo sea inferior al de la summa. De la Calidad no nos dice nada, así que seguimos igual, ¡no sabemos cómo invertir puntos en las Summae porque no entendemos los valores que representa!

Encontramos una línea maravillosa que nos dice «Mira “Escribir Libros”, más adelante, para concer las reglas para calcuar la Calidad de la Fuente de un libro.», así que seguimos hasta dar con la susodicha sección.

En esta sección ya descubrimos que la calidad de una summa viene dada por la Comunicación del autor + 6 + bono. Tres párrafos más sobre cómo escribir la summa pero nada, aún no sabemos para qué leches es la Calidad.

Habrá que empezar a buscar en el libro, alrededor de la sección. ¡Vámonos al principio del capítulo! Aquí vemos que, como alguno ya sabrá, estamos en el capítulo de la Experiencia y Avance. Un diez a la organización del libro. Queremos hacernos nuestra primera Alianza y ya estamos leyendo la Experiencia. Alright!

Total, que leyendo, leyendo llegamos a “Avance”, una de las primeras secciones. Hasta ahora (y va a seguir así) en el texto no hemos visto ninguna puñetera referencia a la Calidad de los libros. Pero ojeando sí que hemos visto que hay otras “calidades”: de la exposición, de las aventuras, de la práctica, del entrenamiento, de la enseñanza y de la vis. ¿Pistas? Ninguna, porque vemos el valor indicado pero nada nos indica qué hacer con él. Pero (y es un pero muy grande), en esta sección de Avance nos encontramos con una fórmula a la que se hace referencia pero que no se cita explícitamente:

Total de Avance: Calidad de la Fuente + Bonos por Virtudes + Penalizaciones por Defectos

Hostia puta, pues resulta que la Calidad de las summae ¡son los puntos de experiencia que vamos a ganar estudiándola!

Cuando llegamos aquí ya podemos dar por satisfecha nuestra búsqueda. Pero ¿entendemos realmente qué representa el valor? No, no tenemos ni puta idea. ¿Cuántos puntos es razonable que tenga una summa? ¿Servirá para algo más además de esto?

Nos queda reanudar la creación de nuestra Alianza. Ahora mucho más contentos porque hemos invertido 20 minutos en descubrir un valor de una ecuación, además de saber que se vienen encima como 10 ecuaciones de estas. ¡Yuju!

Como decía al principio, el libro tiene una organización de pena en algunas cosas. Pareciera que estuviera escrito para jugadores que ya lo conozcan de antemano, aunque me consta que esta edición precisamente pretendía romper con ese tema y hay incluso un reinicio del canon.

Atlantis: The Second Age 2e, el disparate.

Normalmente no me tomo la molestia de poner de vuelta los boquetes que me encuentro en ciertos juegos, pero como ando barajando una cosilla y estoy evaluando el Omni System de Morrigan Press no puedo dejar pasar la oportunidad de hablar del Omega System de Jerry Grayson.

Veréis, la base del Omni es d20 + (Atributo + Habilidad) – Grado de Dificultad (GD en adelante) y el resultado se compara en una tabla donde 20+ es un crítico, 11+ un éxito completo, 6+ un éxito parcial, 1+ un fallo y 0- una pifia.

El combate no es muy complicado: tendríamos d20 + (Valor de Combate + Habilidad) – Habilidad de Defensa del Contrincante y comparamos en la tabla. La habilidad de defensa la tenemos calculada, sería, por ejemplo, Evadir + Destreza si estamos esquivando el golpe. El daño es fijo, la base del arma + fuerza, pero cuánto de ese daño infligimos depende del resultado en la tabla: con un éxito parcial solo la mitad del VD (Valor de Daño), con un éxito completo el VD y con un crítico el VD + una herida crítica (que suele imponer un -5 a las acciones hasta que se cure). Las armaduras tiene un Valor de Protección (VP) que se resta al daño que nos cuelan.

La chicha, como es normal, está en los valores. Tomando el Talislanta 4e como base, un Guerrero Thrall tiene +4 Fuerza, +2 Destreza, +6 VC y 30 puntos de vida y una habilidad con el espadón de +4 (un arma a dos manos que tiene un VD de 10). La típica cota de mallas tiene un VP de 5 pero pide tener al menos Fuerza +3, o por cada punto que no alcancemos sufriremos un -1 a todas las acciones. En este ejemplo, para nuestro Thrall eso no es problema.

Así que si lo echamos a pelear contra un igual tiraría d20 + 5 (4 del Espadón y 1 de VC) – 4 (4 de la habilidad de su contrincante con Espadón 4 y 1 de VC parando) y compararíamos en la tabla. En caso de conseguir un éxito completo infligiría VD 10 (del Espadón) + 4 (de Fuerza), 14 puntos de daño, que su enemigo reduciría a 9 por efecto de su cota de mallas de VP 5.

Nuestro guerrero Thrall a brazo partido con un exomorfo.

¿Se entiende?

Pero aquí llega el sistema Omega para liarla.

Lo primero es que, en lugar de tener los arquetipos prefijados de Talislanta, nos lo hacemos nosotros combinando raza, paquete cultural y profesión. No digo que no esté bien, pero es que no está medido en absoluto.

El roto

Nos hacemos Tauran (fuerza +4), escogemos cualquier paquete cultural que de un bono a fuerza, por ejemplo: Minoa (+1) y nos hacemos Soldado que nos da Entrenamiento Militar Avanzado (un talento que dobla nuestra Fuerza a efectos de cumplir los requisitos para llevar armaduras) y nos regala un set completo de cuero pesado (VP 10). Si con las Sendas Vitales de Guerrero no ganamos un +1 a Fuerza, nos subimos la Fuerza con los puntos de personalización (nos cuesta solo 5 el +1). Así que acabamos con Fuerza +6 mínimo.

Así que el PJ recién creado lleva la armadura más gansa sin penalizadores en un juego donde el arma media tiene VD 8. Adivina, en un combate normal, aunque le cueles un éxito completo no le podrás hacer más que unos pocos puntos de daño. ¿Te he dicho que tienen 25 puntos de vida de base siendo (junto con los nethermen) la raza más recia del juego?

En la comparación, en Talislanta hay bicharracos temibles. Un pj podría empezar siendo un gigante de Kharakan con Fuerza +8, VC +3, Espadón Gigante +4 (tiene VD 16) que iría básicamente partiendo edificios a espadazos. Pero Talislanta tiene esas cosas, ¡los arquetipos no están equilibrados! El gigante, a pesar de todo, pertenece a una raza que se está extinguiendo (de hecho ya no se podrían elegir como PJ en la siguiente edición) y tiene sus propias movidas. El Tauran, por contra, es un personaje inicial que es desproporcionadamente superior a cualquier otro guerrero. Porque, no nos engañemos, si quieres llenar el rol del reparteguayas, lo vas a hacer lo mejor que puedas (dentro de lo que te mole, claro, ¿quién quiere llevar un minotauro con un espadón?).

En conclusión, un juego que necesita una revisión a fondo porque de otro modo cualquier árbitro que no tenga estos datos en cuenta se puede encontrar con sorpresas y de las grandes.

De las mayores decepciones que me he llevado. A ver si hago algo decente con el Omni partiendo del básico de Morrigan Press y el Talislanta 4e de Shooting Iron.

Nota: Por cierto, por si no lo sabéis, os podéis descargar todo el material de Talislanta de forma gratuita de su web.