Tres rutas para salir de Ironclaw

Elegir a qué jugar siempre es complicado para mí, que no encuentro el tiempo ni la gente con la que dirigir a las treinta y dos cosas que se me pueden antojar por minuto. Esta vez he establecido tres rutas de salida del Ironclaw para ver si la cosa tiene mejor resultado que otras veces.

Os cuento aquí qué sopeso.

La ruta de la Ambientación

Aquí el objetivo es buscar un juego ambientado en el siglo XVII y en sus conflictos religiosos, ya que el tema de la piratería no se abordaba (jejeje) en Ironclaw (aun cuando hacían referencia a que era un problema constante).

No es muy difícil dar con un juego o sistema que dedique algún suplemento a esta época. Desde el famosísimo 7º Mar, hasta Flashing Blades pasamos por varios suplementos para GURPS, Swashbucklers of the 7 Seas… Lo difícil es dar con uno que a mí me guste.

La 2ª edición del juego de John Wick es demasiado narrativa para mí, la 1ª no me gusta, GURPS no les gusta a mis jugadores y yo no creo que vaya a dar al tipo de partida que hay en mente, PDQ es también muy narrativo (muchísimo, leche).

Total, que entre pitos y flautas, mi apuesta más fuerte aquí sería Honor + Intrigue de Basic Action Games. Aunque Ediciones Epicismo lo tradujo hace poco, para mí siguen estigmatizados por la traducción de Fading Suns, y hasta que eso no cambie, me niego a comprar ninguno de sus productos, claro, que para usar traductores automáticos hay tiempo.

El tema es que el H+I comparte sistema con Barbarians of Lemuria Legendary Edition (no con el nuevo, también de Epicismo, ni con Everywhen, el génerico de Filigree).

La ruta del Sistema

A mis jugadores les gustan los sistemas con partes móviles, donde tengan control del personaje y que, sin haber mucho splatbook, haya donde personalizar lo que cada uno hace con las reglas.

El asunto es que afinar con el nivel de crunchiness que quiere cada uno y lo dispuesto a leer nuevas reglas (en inglés) que está es una tarea compleja. Aquí estuve dándole vueltas a los sistemas universales que tengo, que es donde me era más fácil encajar ambas cosas teniendo un mayor control del tipo de reglamento.

Creo que con FUDGE podría hacer algo muy apañado, pero no me animo a darme el trabajazo sin probarlo antes ya “cocinado”. Lo más parecido que hemos jugado ha sido el CdB Engine y no recuerdo si gustó más o menos.

La opción sencilla es Mythras/RuneQuest 6e, que además tengo en español. El d100 se presta a los arreglos necesarios para ajustarlo a la ambientación y además, Mythras es la iteración que (más) me gusta de RQ. Mi mujer se niega a jugar a percentiles, lo que hace que sea un dealbreaker importante.

Otras de las filias que rondan mi mesa, por cierto, es la de que mis jugadores prefieren sistemas “positivos”, donde haya que superar números objetivos o “sacar alto”.

El conocido que no defrauda en mi mesa es Savage Worlds. Con SWADE recién salido del horno me esperaría a meterle mano, pero además es que SWADE impone un ritmo en la campaña que es muy pulp y es muy de correr hacia adelante, y lo cierto es que pegaría muy poco para mis planes. Con todo, SWADE tiene mucha ambientación de piratas, pero de intrigas y espadachines más bien poca o nada. Igual habría que tirar exclusivamente de básico, porque saltar años atrás para volver a Solomon Kane me parece un disparate.

La ruta del Idioma

La tercera vía es la de dar con un juego que me guste, que les guste a los jugadores y que esté en español. Y esto es lo más complicado de todo, porque mucho del material que a mí me gusta no llega aquí hasta años después de que a mí se me haya pasado el apretón. Ya me pasó con la OSR, así que ando escarmentado.

Por ahora, la artillería pesada la pone Holocubierta Ediciones. Que además me ha dado una alegría enorme al confirmar que continúan las publicaciones para las líneas de las que hablo aquí.

Mis jugadores tienen muchas ganas de jugar a Ars Magica, que para más inri está en mi estantería y en la de uno de ellos (que también tiene copia de RQ6). Pero por desgracia, Ars es un hueso que se me ha atragantado y no sé muy bien cómo revertir la situación. Creo que necesito una maniobra de Heimlich rolera.

Yo tengo muchas ganas de dirigir Science Fantasy, y el Numenera de Monte Cook encaja como anillo al dedo. El Cypher System no sería ni de lejos mi primera opción (de hecho, ni lo barajé para la Ruta del Sistema), pero creo que la ambientación compensa sobremanera. Quizás sea la opción que más se aleje de la partida de Ironclaw.

Y luego está el juego que me hace ojitos desde que salió en inglés, Fragged Empire. Algunos lo llaman “eurogame-y”, y leyendo las reglas puedes ver porqué. Es ciencia ficción, tiene un sistema asequible y quizás es el más complejo junto con Ars (aunque a años luz en cuanto a claridad en las reglas) y esto es algo que gusta en mi mesa. Para mí es la opción más clara, porque además podríamos continuar con el enfoque de espionaje e intriga. ¿He dicho que tiene navecitas? ¡Eso siempre es un plus para mí!

Conclusiones

Esta tarde me reúno con mis jugadores y evaluamos opciones. No sé qué saldrá de esto, pero seguro que va a ser divertido. Eso o entramos en el 2019 sin hablarnos, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.